¿Cómo evitar las grietas cuando amamantamos?

por | 1 febrero, 2016

Es bastante frecuente considerar de forma popular o generalizada que amamantar es un proceso natural que todas las mujeres tienen de forma instintiva. Sin embargo no todas las madres tienen o poseen esta sabiduría natural en su genética y suele costarles mucho trabajo el hecho de poder amamantar a su bebé. Esto pasa frecuentemente con mujeres primerizas, es decir, aquellas que tienen por primera vez a sus niños.

Amamantar supone en muchas ocasiones el poder acostumbrarse al proceso que supone aspectos como saber por qué la lecha no baja de ellas, o el hecho de que su bebé lo logra extraer bien la leche o sufrir de las dolorosas grietas en los pezones a raíz de esta acción de succión que suelen hacer los bebes.

Estos son entonces algunos de los problemas más comunes a los cuales se enfrentan las madres, algunas los tienen todos, otras solo los sufren de manera parcial.

Hoy queremos darte una serie de consejos para que sepas cómo evitar las grietas en los pezones cuando se trata de amamantar a tu bebé.

¿Cómo evitar las grietas cuando amamantamos?

No solo es un aspecto doloroso, sino que interfiere al momento de alimentar a nuestro bebé, recordemos que la leche materna es importante para su desarrollo y para su funcionamiento, a continuación vamos a mencionarte lo que puedes hacer:

  • La postura: una de las razones por las cuales se convierte en algo complejo el poder amamantar se debe por supuesto al hecho de que no tenemos la postura correcta. Nuestra columna debe encontrarse bien alineada, no se recomiendan las posturas acotadas o semi acostadas puesto que no podrá bajar la leche y al bebé se le dificulta el hecho de poder succionar. Lo mejor es siempre estar sentada o con la espalda recta, poner una almohada o cojín que permita una mejor postura.
  • Higiene: para evitar grietas en los pezones es necesario una buena postura que permita que el bebé pueda estar cómodo y poder succionar de forma sencilla, por otro lado la higiene juega un papel fundamental, ya que la saliva del bebé y los restos de leche que quedan pueden entonces interferir para que la delicada piel de los pezones se agriete. Siempre es necesario antes y después de que el bebé sea alimentado, poder limpiar la zona con un paño húmedo muy suavemente para eliminar los restos.
  • Protectores: es importante que como madres podamos utilizar una serie de protectores, de esta forma evitamos infecciones o las dolorosas grietas, de esta forma el roce de los pezones con la tela, que puede formar pequeñas heridas en nuestro cuerpo.
  • Presionar un poco: si tenemos problemas podemos poder una mano sobre el seno realizando una ligera presión, no es adecuado presionar demasiado puesto que podemos causar las famosas grietas. En caso de que las tengamos debemos acudir al médico lo más pronto posible para que pueda ofrecernos tratamiento, de esta forma evitando que sea más complicado curarlas y más doloroso amamantar a nuestro bebé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *